ADECANA

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

El oso y su futuro centran la actualidad de principios de año

El futuro del oso ha vuelto a centrar la actualidad de este fin y principio de año. La solicitud de autorización que FAPAS ha realizado al Gobierno navarro para introducir dos osas en el núcleo occidental del Pirineo está generando inquietud en la comunidad aragonesa, ya que se podrían repetir los mismos errores que con el plan francés. Además, el anuncio de la presentación de un proyecto del Ministerio de Medio Ambiente para la obtención de fondos LIFE que busca compatibilizar la población osera del Pirineo con las actividades rurales, tipo ganadería, caza o turismo, está generando la división de ecologistas y conservacionistas.

FAPAS (Fondo para la protección de los animales salvajes) dio a conocer su petición el pasado diciembre, recordando que “han pasado ya 7 años desde la muerte de la última osa autóctona de los Pirineos, Cannelle”. Un hecho que ha motivado que actualmente en el sector pirenaico más occidental no habiten más que tres machos, “lo que condiciona la viabilidad de la recuperación de la especie”, indican, y más cuando, “los intentos de reintroducción de osas en la vertiente francesa han sido paralizados por el Gobierno de Francia una y otra vez”.
Por ello, la organización ha solicitado al Gobierno de Navarra la autorización para liberar dos hembras, de entre 12 y 16 meses de edad y procedentes de Croacia o Eslovenia. El coste de esta actuación sería de 30.000 euros y FAPAS indica que “sería asumido íntegramente por la entidad conservacionista”. También señalan que la suelta estaría basada en la “exitosa” experiencia llevada a cabo en Asturias con las osas Villarina y Lara. Si el Gobierno foral da su autorización la reintroducciones se efectuarían durante este año 2012 y el que viene.
La idea, sin embargo, ha generado una gran preocupación en Aragón ya que en la comunidad aragonesa se estima que se podrían volver a repetir los errores del plan de reintroducción del Gobierno francés. De hecho, el grupo de IU en las Cortes de Aragón ya ha remitido una pregunta por escrito al Consejero de Medio ambiente del Gobierno de Aragón para que aclare la visión del ejecutivo aragonés sobre el futuro del oso.
En ese sentido el portavoz de IU en la Comisión de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de las Cortes, Miguel Aso, ha recordado que el plan de Francia no funcionó al carecer de previsión y coordinación, además de preparación. Desde su punto de vistas, “no se puede imponer la reintroducción sin antes haber tomado medidas y sin antes poner en marcha programas de reintroducción, donde la suelta del animal sea el último paso y no el primero".
Proyecto LIFE
El conflicto también se ha generado en torno al proyecto LIFE que el Ministerio de Medio Ambiente ha presentado a la Comisión Europea para compatibilizar los osos del Pirineo con actividades rurales. La inversión total sería de 14 millones de euros, a repartir en 4 años y en las siete comunidades con presencia de oso, tanto en los Pirineos como en la cordillera cantábrica, e incluiría, entre otras medidas, la liberación de 3 ejemplares en los Pirineos, dos hembras en la zona occidental y un macho en la central.
En el proyecto han participado Aragón, Cataluña, Navarra, Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León, además de la Fundación Biodiversidad y Fundación Oso Pardo, y cuenta con el apoyo del Gobierno francés, así como de las organizaciones DEPANA (Lliga per la Defensa del Patrimoni Natural), Lo Pi Negre, Ecologistak Martxan y la asociación Fondo Natural.
Sin embargo, el proyecto no gusta a organizaciones como FAPAS, GREFA, Ecologistas en Acción de Palencia, GECA de Cangas de Marcea (Asturias), CLAN-Caza Ligada a Naturaleza, TRENCA, AMUS o la Asociación de Naturalistas Palentinos que ven en el proyecto un fraude. Para estas agrupaciones el proyecto es, “una estrategia del Ministerio y de varias comunidades autónomas que, amparándose en la justificación de proteger especies emblemáticas, tratan en realidad de obtener recursos económicos de Bruselas para cubrir gastos ordinarios de sus propias administraciones, principalmente de personal”.
También llaman la atención sobre la indefinición del proyecto, ya que no se menciona de donde procederán los ejemplares, y sobre es escaso esfuerzo que se prevé destinar a esas sueltas: “La acción principal, la reintroducción de osos, representa solamente el 3,45% del total del proyecto de 14 millones de euros, el resto del presupuesto, es repartido entre administraciones públicas y empresas públicas con cantidades multimillonarias como es el caso de  la Comunidad de Castilla y León, que sería beneficiaria a través de la Fundación pública Fondo Patrimonio Natural con casi 3 millones de euros”.
Las organizaciones señaladas solicitan la retirada del proyecto al considerar que se trata de, “un fraude a la conservación de la naturaleza en España y del oso en particular”.