ADECANA

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

 

"No se puede cazar con la mentalidad del siglo XIX"

Esta es la entrevista realizada a Miguel Íñigo Noáin Presidente de Adecana por Diario de Navarra

Miguel Íñigo Noáin intenta desde Adecana mejorar la formación de los cazadores, adecuándola a la situación actual y mejorando su imagen de cara a la sociedad
ASIER GIL . PAMPLONA Miércoles, 19 de mayo de 2010 - 04:00 h.
Miguel Íñigo Noáin, pamplonés de 59 años, es presidente de la Asociación de Cazadores de Navarra (Adecana) desde hace cuatro años, aunque fue uno de sus socios fundadores. Defiende como esencial la labor de formación de los cazadores que llevan a cabo desde Adecana, ya que pretenden conseguir que la caza llegue a ser una herramienta de gestión, que, además de mejorar el medio ambiente, acabe con la mala imagen que la sociedad tiene del cazador...

¿Cree que la sociedad valora la caza con justicia?

No, hay una mala imagen de la caza, porque la gente sigue viendo al cazador como ese ser depravado que se echa al campo y arrasa con todo. Nosotros somos una herramienta de gestión y, de hecho, una de las finalidades de Adecana es la formación del cazador, conseguir que éste cambie de mentalidad. Ya no se puede cazar con la mentalidad del siglo XIX, sino con la del siglo XXI, es decir, la caza como gestión.

Es evidente que la caza posee una función importante.

Importantísima, porque, si dejásemos de cazar, habría que contratar cazadores o inventar alguna otra fórmula. En la última temporada, se han cazado unos 5.000 jabalíes en Navarra. Si esos animales no se hubieran cazado, al año siguiente habrían nacido muchísimas crías, y la población crecería a una ritmo elevadísimo. Cazándose esos 5.000 jabalíes al año, todavía continuamos teniendo problemas con daños a la agricultura y con accidentes de tráfico. ¿Qué pasaría si no se cazasen? Que en tres o cuatro años, la situación sería insostenible. La caza es necesaria.

Habría que trasladar eso a la sociedad.

El problema es que no hay formación en la juventud. En Francia, por ejemplo, las asociaciones de cazadores van a los colegios a enseñar a los niños en qué consiste la caza y el porqué es necesaria. Eso falta aquí, donde seguimos con la historia de Bambi y el cazador malo que mató a su madre. Son influencias negativas.

Y la situación no es así.

Es lo que intentamos. Ya no vale una caza indiscriminada, sino que debe ser mucho más sensata y racional. Debe convertirse en una caza de gestión y, para gestionar, es necesario conocer muy bien a la especie y, sobre todo, respetar a los animales.

Además, la caza y sus problemas van cambiando.

Las modificaciones en los usos y costumbres agrícolas, y los cambios de organización del territorio son cuestiones importantes. En Navarra, con las autopistas, autovías, canales, y ahora con la red de Alta Velocidad, el territorio está totalmente parcelado, y eso conlleva grandes problemas para los desplazamientos naturales de los animales. Hay que saber buscarle la vuelta y encontrar compensaciones.

¿En qué hay que poner mayor hincapié?

En este momento, dos de los mayores problemas para los cazadores son, por un lado, el tema de los seguros, tanto por daños a la agricultura como por accidentes de tráfico, y los planes de ordenación cinegética; y, por otro, la mejora del medio ambiente y de las especies: qué pasa con la gestión del jabalí o el tema de la perdiz.

¿Suponen un problema los planes de ordenación cinegética?

Llevamos muchos años de planes cinegéticos sin ver eficacia. Al final, se acaban convirtiendo en un mero trámite burocrático, de un alto coste y del que no se ven resultados, porque no han calado en los cazadores. Creemos que estos planes son importantes, pero que su ámbito no debería ser tan restrictivo como para un coto, sino más de área, comarcales. Serían más útiles, porque la problemática de los cotos de una misma cuenca suele ser la misma.

Aquí os dejamos el enlace a la Noticia en el Diario de Navarra

Y aquí os dejamos un comunicado de Miguel Íñigo, sobre el porqué de Adecana