ADECANA

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

 

ADECANA SOLICITA AL GOBIERNO DE NAVARRA ACTUACIONES PARA PREVENIR LOS ACCIDENTES DE TRAFICO CON LA FAUNA SILVESTRE

 

El aumento de especies cinegéticas como el jabalí, corzo y ciervo está ocasionando, cada vez con mayor asiduidad, accidentes en las carreteras navarras que atraviesan los cotos de caza.

Estos accidentes, si bien  se producen a lo largo de todo el año, suelen darse en su práctica totalidad en horas nocturnas y en zonas de seguridad, como son las carreteras, en las cuales está prohibida la caza, motivo por el cual las medidas para evitar o minimizarlos le corresponden al Gobierno de Navarra por ser el gestor de la fauna y tener competencia exclusiva sobre las vías de circulación que constan en el Catálogo General de Carreteras de Navarra.Conviene recordar que el motivo por el que en el año 2015 se modificó la normativa que regulaba este tipo de accidentes fue la problemática social que estaba generando, ya que anteriormente su responsabilidad se atribuía al titular del aprovechamiento cinegético de donde procedía el animal atropellado mediante un sistema de "responsabilidad objetiva", ocasionando que el colectivo de cazadores estuviese a punto de sufrir un colapso económico al tener que hacerse cargo de los accidentes causados por las especies que se les había cedido su aprovechamiento cinegético. Por ello, y con el fin de acomodar la anterior situación con la realidad de los hechos, y ante la amenaza de que se iban a cerrar un gran número de cotos al no poder hacerse cargo las sociedades del aumento de siniestralidad, se procedió a regular y a aprobar una nueva Ley de Caza y Pesca adoptando a partir de entonces un sistema de "responsabilidad por culpa o negligencia", normativa que desde el 1 de marzo de 2005 el Parlamento de Navarra ha aprobado una nueva modificación por la que la responsabilidad por este tipo de accidentes se remite a lo dispuesto en la normativa básica estatal de tráfico, que la atribuye al conductor del vehículo, a los titulares de los aprovechamientos cinegéticos cuando sea consecuencia de una batida, o al titular de la vía publica si ha sido consecuencia de no haber reparado la valla en plazo, o por no disponer de la señalización especifica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad.

Dado que la caza mayor comienza a primeros de septiembre y acaba a finales de febrero, cazándose en batidas los fines de semana, que es cuando  existe un gran aumento de circulación de vehículos, desde ADECANA han procedido a solicitar a la Administracion Foral, en base a que es el gestor de las carreteras y de la fauna una serie de actuaciones con el fin de conseguir que disminuya la gran cantidad de accidentes que están ocurriendo en esta comunidad.

Dado que tras el pertinente estudio el Departamento encargado de la gestión de las carreteras ha procedido a instalar señalizaciones en los tramos de mayor accidentalidad, la asociación de Cazadores de Navarra ha fundamentado sus peticiones en base a lo siguiente:

-Solicitar que en todos ello se instalen Pasos de Fauna prioritariamente subterráneos para que afecten lo menos posible al paisaje, o elevados en los puntos que se consideren más oportunos.

Subsidiariamente a lo anteriormente solicitado, donde por cuestiones técnicas no sea posible la instalación de pasos subterráneos o elevados, se habiliten pasos de fauna para que los animales atraviesen por las carreteras en los que además de las señales se instalen a ambos lados de la zona donde tienen constancia de las sendas por donde cruzan los animales un sistema de vallado cinegético de mayor a menor anchura que encauce a los animales que pretenden pasar por ellos a todos los puntos concretos objeto de esta acción de prevención de accidentes.

Complementando lo anterior y con el fin de mejorar la visibilidad de los conductores y darles tiempo a frenar si constatan la presencia de animales, que se desbrocen de maleza, arbolado y cultivos de alto porte, la anchura  necesaria a ambos lados de las vías para que los conductores de los vehículos puedan comprobar con antelación suficiente si un jabalí, un corzo o un ciervo está presto a cruzar la vía y así prevenir una posible colisión.
Además de ello, en los puntos más conflictivos se ha solicitado que además de las señales se establezcan limitaciones de velocidad para impedir que los conductores los pasen a mayor velocidad que la permitida, incluso sistemas de derivación catadióptricos de la luz, evitando una de las causas más frecuentes de la alta siniestralidad.

AUTOPISTAS Y AUTOVÍAS.

En relación a este tipo de vías de alta capacidad ADECANA ha incidido en que se revise el correcto cerramiento del vallado de las autopistas y autovías, impermeabilizando las zonas de barrancos e irregularidades del terreno por donde se cuelan los animales a su interior.

-Esta Asociación ha incidido especialmente en la Autovía del Camino, donde reclaman elevar la altura de los dobles cerramientos hasta una altura suficiente que no puedan saltar como ocurre ahora los corzos, ya que esta tiene solo metro y medio de altura,  enterrando con cemento la parte inferior de las mismas para evitar que los jabalíes abran huecos por debajo. Ademas de ello se ha solicitado que instalen sistemas de pasos canadienses en el resto de las entradas de las carreteras locales que quedan pendientes, ya que si no pueden entrar también por allí.


Un ejemplo de vía de alta capacidad donde se ha actuado con mucho más acierto que las más antiguas es la Autovía del Pirineo, (A-21) donde gracias al empeño de los técnicos medioambientales del Departamento se han instalado bastantes pasos de fauna, tanto subterráneos como alguno elevado tan emblemático como el instalado en el alto de Loiti. Prueba de ello es que en ella ocurren muchos menos accidentes que en el resto.