ADECANA

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

LA IMPORTANCIA DE LOS USOS AGRÍCOLAS Y GANADEROS PARA LAS ESPECIES

 

LA GESTIÓN CINEGÉTICA COMO HERRAMIENTA TRANSVERSAL EN EL DESARROLLO RURAL

El pasado jueves 8 de octubre se celebró una reunión en Madrid en la Fundación Biodiversidad en la que participaron las entidades de custodia (representadas por el Foro Estatal de Redes y Entidades de Custodia, FRECT), la Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC) y la Plataforma de Custodia del Territorio, con la tarea de abordar la creación de un registro oficial de entidades y acuerdos de custodia, además de concretar la integración de la caza sostenible entre las iniciativas de custodia del territorio. En representación del Gobierno de Navarra acudió Enrique Eraso, Director del Servicio de la Biodiversidad Enrique Eraso, y por parte de la COMUNIDAD DE BARDENAS REALES DE NAVARRA y de ADECANA su miembro de la Junta Permanente y vicepresidente  Jose Mari Agramonte, el cual hizo una excelente presentación de los trabajos de mejoras medioambientales que están haciéndose en Bardenas Reales de Navarra.

La reunión, que había sido solicitada por la UNAC y convocada por la Plataforma de Custodia del Territorio, transcurrió en un ambiente de colaboración y entendimiento mutuo, lo que permitió llegar a una serie de importantes acuerdos que van a servir para mejorar la relación entre los modelos más sostenibles de caza social y la conservación del naturaleza, utilizando la custodia del territorio como nexo de unión. Un primer paso consiste en la incorporación de los acuerdos de caza social al IV Inventario estatal de iniciativas de custodia del territorio, materializándose en un capítulo específico, que recogerá como una modalidad específica la “Custodia del patrimonio natural cinegético”, reconociendo las diferencias en superficie y metodología con respecto a los acuerdos inventariados hasta ahora. El inventario de iniciativas de custodia del territorio asume el reto, por tanto, de incorporar a sus contenidos esta nueva modalidad de la custodia, que va sumando perspectivas y formatos que le confieren una gran riqueza y variedad pero que introducen nuevos cambios y desafíos de cara a seguir manteniendo su integridad como estrategia de conservación del patrimonio natural, cultural y paisajístico. Esto es algo que cuando se materialice va a ser muy importante para la regeneración del hábitat de la estepa cerealista y la salvación de la caza menor en el territorio nacional.

 

 

PLANTEAMIENTO DE UNA HOJA DE RUTA PARA CREAR UN REGISTRO ESTATAL DE INICIATIVAS DE CUSTODIA DEL TERRITORIO

Pero, sin duda, el gran avance de este encuentro ha sido el planteamiento de una hoja de ruta para la consecución de un registro estatal de iniciativas de custodia del territorio. Este registro, cuyo desarrollo está contemplado en el Plan Estratégico del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, tiene como objetivo reconocer y acreditar a los acuerdos y las entidades de custodial. En este contexto la UNAC explicó la propuesta de registro de entidades que presentó en su momento al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Jose Mari Agramonte, tras agradecer al Departamento de Medio Ambiente la sensibilización que su Director del Servicio de la Biodiversidad Enrique Eraso en su apuesta por los Planes de Desarrollo rural (PDR), animándole a seguir en esta línea, ya que los cazadores compartimos plenamente que la gestión correcta de los PDR nos dara una herramienta  para una correcta gestión medioambiental de los territorios, en la que los cazadores tenemos que ser unos agentes decisivos en la custodia del territorio.

CONCLUSIONES

La primera impresión es de una gran apuesta medioambiental a nivel general en todo el territorio nacional que debe tener un gran impacto en nuestros campos, especies, explotaciones y, en general, el mundo rural .

Lo cierto es que aun siendo un esfuerzo notable tanto en lo económico como humano para su desarrollo y habiendo una mejora notable quedan flecos que aun siendo aparentemente menos importantes no nos dejan datos claros de muchas de estas actuaciones, sobre todo en materia de seguimiento de fauna asociada, erosión, deforestación, calidad de las aguas etc.

La mayoría de nuestras entidades desconoce qué es y en qué nos afecta todo esto de PDR, agroambientales, entidades de custodia, custodia del territorio, y todas esas figuras que tanto nos cuesta a unos recordar y a otros les gusta tanto nombrar.

 


Propuestas

Los planes cinegéticos deberían contar con herramientas de seguimiento de las actuaciones de dichos PDR proporcionadas por las respectivas administraciones autonómicas de manera que sepamos si realmente son efectivas o necesitan de algún tipo de ajuste o corrección.

Estas practicas deberían estar testadas por agentes sociales (cazadores, agricultores, ganaderos, etc.) formados para tal fin. De manera que los indicadores medioambientales nos den una idea real de lo que pasa en el campo.

La diversidad de nuestras comunidades autonómicas no facilita el adecuado seguimiento siendo de vital importancia el saber el cómo y para qué sirven todas y cada una de las diferentes medidas que nos afectan como colectivo y entidades de custodia que somos.

El conocimiento de todas esas figuras debería estar de alguna manera en los canales de divulgación específicos para que nuestras asociaciones puedan participar en igualdad de condiciones con el resto de entidades, un colectivo con más de ochocientas mil personas no puede ni debe dejarse a un lado.

De esta manera, aprovechando las ideas y la experiencia de todos los participantes, se ha ido avanzando en esta hoja de ruta, que contempla como un hito fundamental la celebración, en otoño de 2016, de las VI Jornadas Estatales de Custodia del Territorio, consiguiendo con ello que los avances alcanzados en esta reunión están llamados a tener una gran influencia en el futuro de la custodia del territorio, ya que una implantación cuidadosa de estas medidas puede aportar grandes beneficios a la custodia del territorio, pero para ello hay que garantizar el apoyo a las entidades que día a día firman y mantienen los acuerdos de custodia desde el terreno y en contacto directo con los propietarios y usuarios, lo que resulta determinante para la calidad de la custodia.