ADECANA

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra

Ultimas peticiones a los parlamentarios

Estimados parlamentarios:

Rogamos tengan en consideración nuestra opinión, que es la del colectivo de cazadores navarros (Adecana representa a 125 sociedades de cazadores de las 200 existentes en Navarra), respecto de la reforma de la Ley de Caza y Pesca que se vota mañana en el Parlamento y que  va a incidir mucho en el aspecto social  que debe de tener la caza en Navarra.

En un ultimo intento, les rogamos que en ultima instancia modifiquen eliminando la obligatoriedad del guarda para las actuaciones especiales por los daños ocasionados en la agricultura, y en las batidas de jabalí. Los cazadores y la caza social, que es lo que están obligados a defender se lo agradecerán.

Un guarda por si solo no puede actuar eficazmente contra los daños a la agricultura, siempre tendrán que actuar  grupos de cazadores y estos no necesitan que alguien les esté mirando  y cobrando por ello. La ley de caza habla de autogestión de los cazadores.

Si los cazadores tienen que incrementar los gastos para paliar los daños a la agricultura contratando un guarda, lógicamente intentarán contratarlo lo menos posible, es decir aumentarán los conflictos sociales con los agricultores. No procede  la obligación ornamental de contratar guarda para las actuaciones excepcionales por daños a la agricultura.

Las cuadrillas de caza mayor están exigiendo por norma interna a sus componentes un seguro de responsabilidad civil más completo que el ordinario de caza, no necesitan un guarda contratado y pagado por ellos mismos (independencia del guarda) que lo revise cada mañana antes de la batida. Las batidas son por ley hasta 40 cazadores y se ha hecho así por que todos los expertos en gestión cinegética concluyen que cuanto más participantes, más efectivas son, y se evita que numerosos animales deambulen durante horas cruzando carreteras y provocando accidentes de tráfico. No se puede hacer distinciones entre las diversas especies de caza mayor y menos discriminar  las batidas al jabalí propiciando las de menos de 20 cazadores ya que esta especie es la que más interesa a la Administración controlar por su superabundancia, daños y accidentes que provoca.

Nos parece contraproducente incluir el guarda para las batidas, modalidad muy extendida en Navarra y que a veces se organizan espontáneamente cualquier jueves cuando se localizan los animales en un maizal determinado, no se va a contratar un guarda si no se sabe si va a haber batida ni se puede contratar uno en pocas hora si se decide darla por que los animales están localizados. Paras cubrir la actuación presencial  de un guarda en  todas las batidas que se concentran en jueves sábados, domingos y festivos no hay suficientes guardas y no parece adecuado seguir formando más con dinero público.

El verdadero problema de la caza está en la degradación del hábitat de la caza menor, y esto sólo se puede solucionar desde el ámbito público del Departamento de Medio Ambiente que es el que tiene las competencias para ello. Por ello, la obligatoriedad de contratar guarda  no va a servir para  que haya más caza, si no para que haya menos cazadores.

Para cazar conejos por daños en la ribera, o realizar una batida de jabalís en la montaña la solución no es un guarda de caza, sencillamente, para esto no hace falta. Ya va siendo hora de que se deje de mirar al colectivo de cazadores algo como intrínsecamente peligroso, alguien al que hay que controlar a base de normas y más normas, es más sencillo, formamos parte del mismo ecosistema que se trata de regular y somos los primeros interesados en mantenerlo.

Sin otro particular les manifestamos que siempre estaremos a favor de la caza social de Navarra y de los cazadores que forman este colectivo. Esperando que nuestras indicaciones les sean de ayuda para la modificación  de la Ley,  reciban un cordial saludo.